Sobre Nosotros

Sobre Nosotros

Nuestra iglesia fue fundada el 13 de agosto de 1978 en la perspectiva de glorificar al Dios de las Escrituras a través de la promoción de su adoración, la evangelización de los pecadores y la edificación de los santos. Reconocemos a Cristo como la cabeza de la iglesia, y por lo tanto su palabra, la Biblia, es nuestra autoridad final y nuestra única regla infalible y verdadera de todo conocimiento salvador, fe y obediencia.

No obstante, también somos una iglesia confesional, ya que reconocemos la necesidad de sistematizar las enseñanzas bíblicas de modo que podamos dar una expresión comprensiva de lo que creemos enseña la Palabra de Dios. En tal sentido declaramos que la Confesión de Fe Bautista de Londres de 1689, es una fiel expresión del conjunto de verdades que nosotros creemos y proclamamos.

Creemos que Jesucristo ha dado dones a su Iglesia, como lo son los pastores y maestros para la edificación del cuerpo de Cristo (Efesios 4:11-12). Para conocer los Pastores de IBSJ, haga click aquí.

Visión y Misión

Visión
Ser una comunidad apasionada con la gloria de Dios y Su evangelio, comprometida con vivir el presente a la luz de la eternidad.

Misión
Formar una comunidad de discípulos de Jesús apasionados con Dios y su evangelio.

Que Creemos

Creemos que la Biblia es la revelación escrita de Dios, completa y suficiente en todos los aspectos. Creemos que Las Escrituras son “exhaladas por Dios” y por lo tanto completamente autoritarias en y de sí mismas; no basan su autoridad en ninguna iglesia, consejo, o credo, sino que son autoritarias simplemente porque son la palabra de Dios. (2 Tim.3:15-17)

Creemos que Dios es uno, eterno, constante, e inmutable. Creemos que Dios es el creador de todo lo que existe en el cielo y en la tierra. El Dios que se describe en la Biblia es único; Él no es semejante a cualquier persona o cosa en todo el universo. Dios tiene todo el poder, todo el conocimiento, toda la sabiduría, y a Él se le debe toda la gloria, honor y alabanza. Todo lo que pasa o va a pasar está en el decreto de Dios. Todas las cosas, al final, dan la gloria a Dios.

Creemos que la Biblia enseña que hay solamente un solo Dios, el cual subsiste en tres personas: el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo. Cada persona es completa y totalmente Dios. El Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo han existido eternamente en la relación descrita por el término “Trinidad”.

Creemos que el hombre fue creado a la imagen de Dios. El hombre se ha rebelado contra su Creador, y cayó en pecado. Consecuentemente, el hombre se hizo espiritual muerto, totalmente indispuesto y hecho incapaz de buscar de Dios. Dios, desde la eternidad pasada, predestinando todas las cosas, unió a ciertas personas con Cristo Jesús, de modo que él puede ser que el redima los pecados de los hombres y al obrar así traiga gloria a sí mismo. El Jesucristo, el hijo de Dios, muere en el lugar de sus elegidos, proporcionando el perdón completo de pecados por su muerte sobre la cruz del Calvario. Ningún otro trabajo puede proveer el perdón de pecados, y ninguna adición se puede hacer al trabajo terminado y acabado de Cristo.

Creemos que Dios, en su gracia y misericordia soberana, regenera a los hombres pecadores por el poder del Espíritu Santo, no por alguna acción de ellos, trayéndolos a la nueva vida. Dios les concede a ellos los regalos de la fe y del arrepentimiento, que entonces ejercitan creyendo en Cristo y dando vuelta de sus pecados por amor a Dios. Como resultado de esta fe, basada sobre el sacrificio del señor Jesucristo, Dios justifica o hace justa a la persona que cree. El regalo de Dios de la fe, y el trabajo de continuo del Espíritu Santo en las vidas de los elegidos, da lugar a las buenas obras. Estas buenas obras surgen de la verdadera fe salvadora; son un resultado necesario de la fe, pero no deben ser consideradas necesarias para ganar la justificación, que es dada por la gracia de Dios por la fe solamente, de modo que ningún hombre pueda jactarse. (Efesios 2:8)

Creemos que el Jesucristo estableció su iglesia, que se compone de todos los elegidos de Dios. Su iglesia, como novia obediente, escucha Su palabra según lo encontrado en la Biblia. Todos los que creen en Cristo son colocados en Su cuerpo, la iglesia. Las expresiones locales de la iglesia son muy importantes, y cada creyente debe estar involucrado activamente en tal compañerismo.

Creemos que Cristo vuelve a juzgar a los vivos y a los muertos. Hasta su regreso, los creyentes deben vivir sus vidas de tal manera que den gloria a Dios a través Jesucristo. La iglesia debe estar ocupada haciendo el trabajo de la predicación del evangelio (en palabras y en hechos) y del discipulado, proclamando el Evangelio puro de Cristo enseñando la palabra de Dios.

Confesión de Fe

En el año 1855, C. H. Spurgeon, el conocido pastor de lo que más tarde fue llamado el «Tabernáculo Metropolitano» en Londres, Inglaterra, publicó de nuevo la confesión de fe que ahora presentamos a las iglesias bautistas del mundo hispano en este nuevo estilo.

Entre aquellas cosas que creemos firmemente es que no hay nada semejante a la Biblia. Por eso no atribuimos autoridad alguna a esta confesión. De hecho, Ud. puede ver en el primer capítulo de esta publicación que todas las doctrinas de hombres deben decidirse por el veredicto bíblico. (Cap. 1, par. 10).

A pesar de esto, hay quienes menosprecian los documentos llamados confesiones de fe. Otros dicen: «Cristo es nuestro credo». Sin embargo, todo el mundo sabe que en el momento en que decimos, «La Biblia dice tal o cual cosa, y yo la creo), ya hemos hecho una confesión de fe. Si algunos no creen en la utilidad de escribir y publicar su confesión, respetamos su posición, si bien diferimos. Por nuestra parte, convencidos de que los que quieren saber en qué creemos deben ser atendidos, estamos dispuestos pasar el trabajo e incurrir en los gastos necesarios para cumplir con sus esperanzas. En las siguientes lineas ofrecemos una traducción de parte del prefacio de la primera edición de esta confesión de fe hecha en 1689, después de mucha persecución. Dice así:

"Hace muchos años que vimos la necesidad de publicar una confesión de nuestra fe para informar y satisfacer a aquellos que no entendían nuestros principios, o que tenían prejuicios contra estos debido a una presentación defectuosa de los mismos. Esta primera confesión fue publicada cerca del año 1643 en el nombre de 7 congregaciones que se reunían en Londres. Desde aquel entonces varias ediciones han salido, cumpliendo con nuestro propósito básico. Mas, por ahora es difícil conseguir un ejemplar de esa confesión, si bien muchos han llegado a creer nuestras doctrinas. Por lo tanto, consideramos como una necesidad el que todos demos un testimonio unido al mundo de que aún nos adherimos a estos principios usando como medio esta publicación que está en sus manos."

Hacer Click AQUÍ para bajar la Confesión de Fe de Londres de 1689.

Nuestros diferentes servicios

DOMINGOS

10:00 am - Escuela Dominical

11:15 am - Servicio de Adoración

6:00 pm - Servicio de Adoración

MIÉRCOLES

7:30 pm - Culto de Oración.