¿Enseña Romanos 11 que habrá una conversión masiva de israelitas inmediatamente antes de la venida del Señor?

IsraelitasNoten que mi pregunta no es si debiéramos desear con todo nuestro corazón que haya una conversión masiva de israelitas antes de la venida del Señor; lo que estamos preguntando es si esa es la enseñanza de Pablo en Romanos 11. Pero antes, permítanme poner este texto en su contexto.

El contexto de Romanos 11

Al inicio del capítulo 9 de Romanos Pablo establece el hecho de que Israel, como nación del pacto, ha disfrutado de muchos privilegios de parte de Dios (Rom. 9:1-5). ¿Cómo es posible, entonces, que tan pocos judíos hayan creído en el Señor y permanezcan “separados de Cristo” (Rom. 9:3)? ¿Es que acaso ha fallado la promesa de Dios? A lo que Pablo responde:

“No que la palabra de Dios haya fallado; porque no todos los que descienden de Israel son israelitas, ni por ser descendientes de Abraham, son todos hijos; sino: En Isaac te será llamada descendencia. Esto es: No los que son hijos según la carne son los hijos de Dios, sino que los que son hijos según la promesa son contados como descendientes” (Rom. 9:6-8). En otras palabras, y como bien señala Sam Storms, “el propósito eterno de Dios nunca contempló la salvación de cada judío étnico. Por lo tanto, la incredulidad de ellos no puede ser citado como evidencia en contra de la veracidad e inmutabilidad de la Palabra de Dios” (Kingdom Come; pg. 304-305).

Pablo prueba su punto tomando como ejemplo la familia del mismo Abraham (Rom. 9:7-9) y la familia de Isaac (Rom. 9:10-13). Aunque Dios le prometió una descendencia numerosa al patriarca Abraham, también reveló claramente que solo un remanente sería salvo, como nos muestra Pablo más adelante: “También Isaías clama tocante a Israel: Si fuere el número de los hijos de Israel como la arena del mar, tan sólo el remanente será salvo” (Rom. 9:27).

¿Tiene Israel como nación alguna excusa por su incredulidad? ¿Será acaso que no escucharon el evangelio? Pablo responde esta pregunta en el capítulo 10, específicamente en los versículos 18 al 21. Es en ese contexto que ahora Pablo se pregunta, al inicio del capítulo 11: “¿Ha desechado Dios a Su pueblo?” Es obvio que la palabra “pueblo” aquí debe referirse a la nación de Israel, porque ese es el tema que viene tratando en toda esta sección. Pero ahora noten con cuidado la respuesta de Pablo.

El remanente escogido por gracia

Pablo responde su pregunta retórica: “En ninguna manera. Porque yo también soy israelita, de la descendencia de Abraham, de la tribu de Benjamín”. Pablo no hace ninguna alusión aquí a un evento futuro relacionado con la segunda venida de Cristo, sino más bien al hecho de que él, siendo judío, había sido traído a salvación por la gracia de Dios, como parte de ese remanente del que ha venido hablando desde el capítulo 9. La conversión de Pablo era una prueba tangible de que Dios no había rechazado completamente a Su pueblo. Él siempre se ha reservado por gracia un remanente fiel, conforme a Sus propósitos soberanos. Y para ilustrar este punto Pablo hace referencia a un incidente muy conocido de la vida de Elías:

“No ha desechado Dios a su pueblo, al cual desde antes conoció. ¿O no sabéis qué dice de Elías la Escritura, cómo invoca a Dios contra Israel, diciendo: Señor, a tus profetas han dado muerte, y tus altares han derribado; y sólo yo he quedado, y procuran matarme? Pero ¿qué le dice la divina respuesta? Me he reservado siete mil hombres, que no han doblado la rodilla delante de Baal. ASÍ TAMBIÉN AUN EN ESTE TIEMPO ha quedado un remanente escogido por gracia” (Rom. 11:2-5).

La condición de Israel en los días de Elías era muy similar a la del primer siglo de nuestra era. En la época de Elías había una incredulidad general en el pueblo de Israel; se había desatado incluso una fuerte persecución contra los profetas del Señor. Pero Dios le hizo ver que Su obra en el mundo es más amplia de lo que nuestros ojos pueden ver (vers. 4).

De igual manera, los judíos del siglo primero dieron muerte al más grande de los Profetas, a nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo; y presentaron una fuerte oposición a la predicación del evangelio por medio de los apóstoles. Pero al igual que en los días de Elías, Dios se había reservado un remanente escogido por gracia (vers. 5).

De manera que en esta primera porción de Rom. 11 Pablo no está hablando de una salvación futura de la nación de Israel, sino de lo que Dios estaba haciendo a favor de ellos en ese mismo momento. A lo largo de toda la era evangélica Dios se encargará de traer eficazmente a ese remanente escogido por gracia, los cuales vendrán a Cristo en arrepentimiento y fe y serán añadidos a la Iglesia. Pablo amplía ahora ese tema en los versículos 11-24.

El gran olivo formado por gentiles y el remanente de Israel escogido por gracia

“Digo, pues: ¿Han tropezado los de Israel para que cayesen? En ninguna manera; pero por su transgresión vino la salvación a los gentiles, para provocarles a celos. Y si su transgresión es la riqueza del mundo, y su defección la riqueza de los gentiles, ¿cuánto más su plena restauración? Porque a vosotros hablo, gentiles. Por cuanto yo soy apóstol a los gentiles, honro mi ministerio, por si en alguna manera pueda provocar a celos a los de mi sangre, y hacer salvos a algunos de ellos. Porque si su exclusión es la reconciliación del mundo, ¿qué será su admisión, sino vida de entre los muertos?” (Rom. 11:11-15).

No debemos perder de vista la secuencia temporal de lo que Pablo está diciendo aquí. Los judíos rechazaron al Mesías y lo llevaron a la muerte. Pero de ese modo, y sin saberlo, hicieron posible la salvación que alcanza ahora también a los gentiles (vers. 11), a quienes Dios ha de usar como instrumento para provocar a celos a los judíos elegidos y traerlos a salvación (comp. vers. 13-14). Noten una vez más que Pablo está hablando en estos versículos en tiempo presente, algo que estaba sucediendo en sus días, no de algo que sucederá en un futuro distante.

Ese ciclo de “desobediencia de Israel – lo que trae como consecuencia la salvación de los gentiles – lo que trae como consecuencia la salvación de algunos judíos y una mayor bendición para el mundo”, era algo que estaba ocurriendo en ese mismo momento en que Pablo escribía estas palabras. Eso es evidente en los versículos 30-31: “Pues así como vosotros en otro tiempo fuisteis desobedientes a Dios, pero AHORA se os ha mostrado misericordia por razón de la desobediencia de ellos, así también AHORA éstos han sido desobedientes, para que por la misericordia mostrada a vosotros, también a ellos AHORA les sea mostrada misericordia” (Biblia de las Américas).

En la sabiduría de Dios, Él usa la desobediencia de unos y de otros, para traer salvación a unos y a otros. Y es a través de ese proceso que ha de llevarse a cabo la plena restauración de Israel, o como dice el texto literalmente en el vers. 12: “su plenitud”. Por consiguiente, ni los judíos ni los gentiles tienen razón alguna para gloriarse, porque tanto los unos como los otros son usados por Dios para la salvación de unos y otros; y tanto unos como otros pueden recibir las consecuencias de su incredulidad. De ahí la advertencia que Pablo da a los hermanos gentiles de Roma en los vers. 17-20, para que se guarden de tratar con arrogancia a los judíos por los beneficios que ahora han recibido y que muchos judíos perdieron por su dureza de corazón:

“Pues si algunas de las ramas fueron desgajadas, y tú, siendo olivo silvestre, has sido injertado en lugar de ellas, y has sido hecho participante de la raíz y de la rica savia del olivo, no te jactes contra las ramas; y si te jactas, sabe que no sustentas tú a la raíz, sino la raíz a ti. Pues las ramas, dirás, fueron desgajadas para que yo fuese injertado. Bien; por su incredulidad fueron desgajadas, pero tú por la fe estás en pie. No te ensoberbezcas, sino teme” (Rom. 11:17-20).

Pablo compara al pueblo de Dios con un olivo, compuesto de ramas naturales (los judíos que han creído en el Señor) y las ramas de un olivo silvestre que ahora han sido injertadas en el buen olivo (los gentiles que han creído y que ahora forman parte del pueblo de Dios). Dios no tiene dos pueblos, sino uno solo, y a ese pueblo pertenecen todos los que creen, judíos y gentiles.

De manera que lo que hace la diferencia es la fe. Fue por la falta de fe que muchos judíos fueron desechados, y es por la fe que los gentiles son injertados. Consecuentemente, si estos gentiles que profesaban la fe, comenzaban a gloriarse ahora, estaban manifestando un síntoma peligroso de incredulidad. Esa arrogancia no es compatible con la fe verdadera. Por tanto, en vez de comportarse con arrogancia, debían más bien sentir un temor piadoso: “Porque si Dios no perdonó a las ramas naturales, a ti tampoco te perdonará” (vers. 21).

Este texto no enseña que la salvación puede perderse; pero la Biblia habla claramente de la apostasía, de personas que dicen ser cristianas, pero después se apartan del Señor. ¿Cuál es el fin de tales personas? El mismo que han sufrido los judíos incrédulos: serán cortados, condenados. Por eso es que la Biblia nos llama a examinarnos a nosotros mismos si estamos en la fe. Y uno de los aspectos que debemos revisar es el concepto que tenemos de nosotros mismos. El que verdaderamente cree, sabe que no tiene nada de qué gloriarse. Si te estás gloriando en tu salvación y mirando a los demás por encima del hombro como si tuvieras algún mérito en ella, ¡cuidado! Ese es un síntoma peligroso.

Pero ahora, en los vers. 23 y 24, Pablo vuelve sobre el tema de los judíos, y hace ver a estos gentiles que si ellos que eran ramas de olivo silvestre, fueron injertados en el buen olivo por su fe, Dios tiene poder para injertar en ese olivo las ramas naturales que fueron desgajadas: “Y aun ellos, si no permanecieren en incredulidad, serán injertados, pues poderoso es Dios para volverlos a injertar. Porque si tú fuiste cortado del que por naturaleza es olivo silvestre, y contra naturaleza fuiste injertado en el buen olivo, ¿cuánto más éstos, que son las ramas naturales, serán injertados en su propio olivo?”

Perdonen que insista en esto, pero sigo recalcando que Pablo no está hablando aquí de una conversión nacional del pueblo de Israel que habrá de ocurrir en el futuro, sino del mismo tema que ha venido hablando desde el principio: que los judíos no han sido completamente desechados por Dios, pues la puerta de la salvación sigue abierta para ellos, si vienen a Cristo en arrepentimiento. Más aún, podemos estar completamente seguros de que todos y cada uno de los que forman parte de ese remanente de israelitas que fueron escogidos por gracia, vendrá sin lugar a dudas. Siembre ha habido, y siempre habrá, un remanente de israelitas cristianos (sea que vivan dentro de territorio israelí o en cualquier otro lugar del planeta), porque nadie puede frustrar los designios de Dios.

“Todo Israel será salvo”

Luego de haber considerado la enseñanza de Pablo en los versículos 1 al 24, ahora estamos listos para considerar la parte más controversial de este capítulo, teniendo en cuenta el tema que viene desarrollando desde el capítulo 9. De ahí la conexión que hace el mismo Pablo al inicio del versículo 25 al usar la conjunción “porque”: “Porque no quiero, hermanos, que ignoréis este misterio: Que ha acontecido a Israel endurecimiento en parte, hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles” (vers. 25). El endurecimiento de Israel, dice Pablo, es un endurecimiento parcial, porque no todos los israelitas han sido endurecidos, y así será hasta el final de los tiempos, hasta que se convierta el último judío que haya sido escogido por Dios.

El problema es que algunos leen este texto como si Pablo estuviese diciendo: “El endurecimiento de Israel será solo por un tiempo, pero tan pronto entre la plenitud de los gentiles, es decir, cuando se conviertan todos los gentiles que se van a convertir, entonces el endurecimiento será quitado y todo Israel será salvo. Y eso va a coincidir con la segunda venida de Cristo (comp. vers. 26)”.

Pero, como hemos visto ya, el tema que Pablo viene tratando desde el principio es el de la salvación de los judíos que se convierten al Señor en esta era evangélica, y a la que el mismo Pablo estaba contribuyendo con su predicación, y no una salvación nacional al final de los tiempos. ¿Qué es lo que Pablo está diciendo, entonces? Que ese endurecimiento parcial de Israel continuará “hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles”, es decir, a lo largo de toda esta era evangélica. Nunca será un endurecimiento total, porque Dios siempre ha tenido un remanente escogido por gracia. Ese “hasta” del versículo 26 (del griego achri hou) no señala necesariamente algo que sucederá después de que haya entrado la plenitud de los gentiles, sino que hasta que eso ocurra, el endurecimiento será parcial, no total (noten el uso de achri hou en textos como 1Cor. 11:26 y 15:25). Hasta el fin de esta era presente el endurecimiento de los judíos seguirá siendo un endurecimiento parcial; la puerta de la salvación seguirá abierta para ellos hasta que se convierta el último gentil que se convertirá (que es lo que parece señalar la expresión “la plenitud de los gentiles”), y el remanente de Dios escogido por gracia seguirá entrando por esa puerta.

Con esto en mente, ahora podemos pasar a considerar lo que Pablo dice en los versículos 25-26, que es la parte crucial de su argumentación: “Porque no quiero, hermanos, que ignoréis este misterio, para que no seáis arrogantes en cuanto a vosotros mismos: que ha acontecido a Israel endurecimiento en parte, hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles; y luego todo Israel será salvo, como está escrito: Vendrá de Sion el Libertador, Que apartará de Jacob la impiedad”. La RV60 traduce la frase kai houtos como “Y luego”, dando la impresión de que se trata de algo que ocurrirá después de que haya entrado la plenitud de los gentiles. Pero si eso era lo que Pablo quería decir, muy probablemente habría usado kai tote, o eita o epeita, como bien señala Sam Storms.Esta expresión, kai houtos, aparece 205 veces en el NT, y casi invariablemente su significado es: “Y así”, “y de ese modo”, “de esa manera”. En otras palabras, Pablo no está hablando del “cuándo” ocurrirá eso, sino del “cómo”.

El comentario de O. Palmer Robertson es muy pertinente aquí: “Primero, las promesas y el Mesías fueron dados a Israel. Entonces, en el misterioso plan de Dios, Israel rechazó a su Mesías y fue cortado de su posición de privilegios distintivos. Como resultado, la venida del Mesías fue anunciada entre los gentiles. Las naciones, entonces, obtuvieron por la fe lo que Israel no pudo encontrar al buscarlo en sus propias fuerzas carnales. Frustrados al ver las bendiciones de su reino mesiánico amontonadas sobre los gentiles, individuos judíos son movidos a celos. Consecuentemente, ellos también se arrepienten, creen y comparten las promesas hechas a ellos. ‘Y de esa manera’… por ese fantástico proceso que continuará a través de toda la edad presente… todo Israel es salvado” (The Israel of God; pg. 182).

Y comentando acerca de esa misma expresión que Pablo usa en el vers. 26, dice Hendriksen: “Las palabras ‘y así’ son explicadas por Pablo mismo. Ellas indican: ‘De un modo tan maravilloso’, un modo que nadie podría haber anticipado… El rechazo mismo de la mayoría de los israelitas, que recurre una y otra vez a lo largo de la historia, era, es y será, un eslabón en el cumplimiento de la salvación de Israel” (pg. 420). Es por eso Pablo añade en el vers. 32: “Porque Dios sujetó a todos en desobediencia, para tener misericordia de todos”.

Ahora bien, ¿a qué se refiere Pablo aquí con la expresión “todo Israel”? A la luz del contexto, muy probablemente Pablo se refiere a la suma de todos los remanentes de israelitas que se han de convertir a través de todas las edades. La plenitud de gentiles escogidos y la plenitud de israelitas escogidos estarán en la presencia del Señor en aquel día, sin que falte uno solo de ellos, a través del proceso que Pablo ha venido explicando en detalles en los capítulos 9, 10 y 11 de Romanos.

“Vendrá de Sión el Libertador”

Muchos citan Rom. 11:26 para probar que Pablo está hablando de una conversión masiva de judíos, relacionada de alguna manera con la segunda venida de Cristo. Pero noten que allí no dice que el Libertador vendrá “A” Sión, sino que el Libertador vendrá “DE Sión”, es decir “DESDE Sión”. Pablo no parece estar hablando aquí de la segunda venida de Cristo, sino de la primera, cuando el Salvador vino DESDE Sión, desde esa nación terrenal, para traer abundante salvación para todos, incluyendo el remanente de Israel. El futuro del verbo “vendrá” es futuro desde la perspectiva del profeta Isaías, no la del apóstol Pablo o la nuestra. Fue a través de la obra redentora de Cristo que Dios hizo provisión para el perdón de los pecados, tanto de judíos como de gentiles, tal como estaba estipulado en el nuevo pacto (comp. Mt. 26:28; He. 8:6-13; 9:15; 10:11-18).

En conclusión, el tema que Pablo trata en Rom. 11 no es el de una conversión masiva de judíos a lo largo de la historia, sino la forma maravillosa como Dios está llevando a cabo Sus propósitos redentores a lo largo de esta era evangélica, tanto con los judíos como con los gentiles. En una forma sorprendente Dios está llevando a cabo Su plan de salvación en la historia, para que al final de los tiempos una gran multitud de redimidos de todas naciones, y tribus, y pueblos y lenguas, alaben el nombre de Cristo por los siglos y confiesen con sus bocas que Jesús es el Señor para la gloria de Dios Padre.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

2 thoughts on “¿Enseña Romanos 11 que habrá una conversión masiva de israelitas inmediatamente antes de la venida del Señor?

  1. JORGE LUIS SANCHEZ CAMPOS dice:

    GRACIAS POR EXPLICAR DE MANERA MUY CLARA ESTE TEXTO. QUE CUANDO SE VE SIN PREJUICIOS SE ENTIENDE MUY CLARAMENTE. TENEMOS UNA GRAN BENDICION Y UN GRAN COMPROMISO.

  2. raul palacios garcia dice:

    gracias amados hermanos es una bendicion el saber explicar la palabra de Dios, tal como lo hemos leido y se entiende que no hay una salvacion aparte para israel y otra para los gentiles, si no un solo pueblo,paz a todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 + 20 =