La membrecía esclesiástica: ¿dentro o fuera del cuerpo?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres − uno =